Más allá del Minimental… ¿está Philadelphia?

Esta entrada es de mayor interés para los compañeros neuropsicólogos, investigadores y para otros profesionales implicados en el diagnóstico de las enfermedades neurodegenerativas.

Describimos una prueba reciente y poco conocida en nuestro ámbito para el cribado de la demencia: The Philadelphia Brief Assessment of Cognition (PBAC; Prueba de Philadelphia para la evaluación cognitiva breve).

Finalidad de la prueba.

La prueba fue desarrollada para cumplir dos objetivos importantes:

  • primero, para proporcionar una medida global de la severidad de la demencia,
  • y segundo, para realizar un diagnóstico diferencial entre los subtipos de demencia.

En consecuencia, además de una puntuación total que refleja la severidad de la demencia, la prueba de Philadelphia contiene diferentes subescalas correspondientes a varios dominios cognitivos y conductuales.

Debe aclararse que la prueba PBAC no fue diseñada para sustituir los protocolos de evaluación neuropsicológica. Ni mucho menos. Lo que se pretendió fue generar una prueba breve de cribado sensible al declive cognitivo y que permitiese al tiempo obtener patrones de afectación discriminativos entre la enfermedad de Alzheimer y las demencias frontotemporales.

Otras pruebas al uso, como pueda ser el MMSE, no reflejan bien la severidad de la demencia y dan lugar a falsos negativos cuando se aplican a individuos de elevada formación académica o que se encuentran en las fases tempranas de las demencias frontotemporales.

Estructura de la prueba.

La prueba se compone de 11 test cognitivos y 2 escalas, una de alteraciones del comportamiento y otra de habilidades comunicativas.

La puntuación total de la prueba oscila entre 0 y 93 puntos y requiere un tiempo de aplicación de 10 minutos.

Los resultados de la PBAC se agrupan en cinco sub-dominios:

  1. Memoria operativa / control ejecutivo.
  2. Acceso al léxico / lenguaje.
  3. Capacidad visoespacial / visoconstructiva.
  4. Memoria Episódica.
  5. Escala comportamental / social.

En la figura a continuación se puede observar la estructura de la prueba y el tipo de ítems que contiene:

Resumen de las subpruebas del Philadelphia Brief Assessment of Cognition

Resultados experimentales.

En 2011 se publicó un estudio que amplió los resultados de otras investigaciones precedentes (Libon et al., 2011).

Los hallazgos fueron positivos:

  • Encontraron una correlación fuerte entre la puntuación total de PBAC y el MMSE. Lo cual reafirma su utilidad como prueba descriptiva del estado cognitivo general.
  • Los cinco sub-dominios resultaron útiles para el diagnóstico diferencial entre la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia:
    • Los enfermos de Alzheimer tenían graves dificultades en las pruebas de memoria episódica verbal y visual.
    • Los pacientes con afasia progresiva semántica puntuaban por debajo en los índices de lenguaje y en las tareas de memoria episódica verbal.
    • Los pacientes con afasia progresiva no-fluente / agramática rendían deficitariamente en tareas de memoria operativa y procesos ejecutivos.
    • Los pacientes con síndrome corticobasal (un subtipo del Parkinson plus) rendían pobremente en las tareas visoespaciales, visoconstructivas y de memoria episódica visual.
    • Además, los datos obtenidos permitieron a los autores ofrecer puntos de corte para cada una de las 5 sub-escalas.

En conclusión, la PBAC es una prueba prometedora, con un gran potencial para el diagnóstico de la demencia y muy útil para el clínico.

Sin embargo, a día de hoy y como sucede con gran parte de los test neuropsicológicos, no conocemos ninguna versión adaptada ni datos normativos en español.

Si algún lector caritativo tiene conocimiento o se encuentra buscando un tema para su tesis doctoral… ¡Se agradecerá me contacten! info@rehabilitamemoria.es

Referencias:

  • Libon, D. J., Rascovsky, K., Gross, R. G., White, M. T., Xie, S. X., Dreyfuss, M., et al. (2011). The Philadelphia Brief Assessment of Cognition (PBAC): A Validated Screening Measure for Dementia. The Clinical Neuropsychologist, 25(8), 1314–1330. doi:10.1080/13854046.2011.631585

 
Comparte:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies